nanta-logo

Avance hacia las tendencias

Debido a las recomendaciones de expertos, los consumidores están cada vez más concienciados con alimentarse de una forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Es por ello que la producción de alimentos de origen animal sostenibles es el gran reto de los productores de alimentos de origen animal.

La ONU, en su lucha contra el cambio climático, recomienda una dieta equilibrada basada en alimentos de origen vegetal (cereales secundarios, legumbres, frutas y verduras) y alimentos de origen animal producidos de forma sostenible y que generen pocas emisiones GEI.
No hay que olvidar que la ganadería es clave para la seguridad alimentaria y que la carne, la leche y los huevos proporcionan el 34 % de la proteína que se consume en todo el mundo y micronutrientes esenciales como la vitamina B12, vitamina A, hierro, zinc, calcio y riboflavina.
Por otra parte, la ganadería es un sector estratégico fundamental en la vertebración del territorio, la creación de empleo y la fijación de la población en zonas rurales. Da forma al paisaje, teniendo además externalidades ambientales muy positivas, especialmente en algunos modelos productivos.
Mención especial merecen las especies rumiantes, sobre todo vacuno, ovino y caprino, que se ubican en zonas donde la climatología no permite otras actividades agrarias.