nanta-logo

Kempen

Los mejores forrajes para el vacuno lechero

El programa de alimentación Kempen, integrado en el sistema Kempen para vacuno lechero y orientado a obtener la máxima productividad por vaca,cuenta con productos distintos en función del tipo de forraje presente en la explotación. Desde aquellos con alta energía y proteína para suministrar junto a henos y/o henolajes a otros para suministrar también con mezclas secas o con ensilados de maíz.

Para que el sistema Kempen tenga éxito es clave que los forrajes sean muy apetecibles y aporten la suficiente fibra efectiva, siendo los henos y henolajes los forrajes ideales para este sistema.

  • Aumente la producción de leche de una manera rentable
  • Aumente la producción de leche con menos trabajo

¿Y si el Sistema Kempen fuese la solución para mejorar la rentabilidad de su explotación?

Cada año decenas de clientes lo usan para mejorar la rentabilidad de sus explotaciones y dejar atrás la crisis del sector. Tanto si afronta un entorno económico complejo como si ansía mejorar la rentabilidad de su explotación, el Sistema Kempen le ayudará a alcanzar sus objetivos. 

¿Cuándo es interesante?

El Sistema de Kempen ofrece ventajas en términos de productividad laboral, producción de leche, salud de la vaca y vida productiva de los animales.

Es interesante cuando:

  • Se quiera aumentar la producción de leche sin necesidad de invertir en vacas e instalaciones
  • Los precios de compra del forraje sean muy altos comparados con su calidad
  • La disponibilidad del forraje o tierra para cultivarlo sea escasa o excesivamente cara
  • Se pueda destinar el terreno de la explotación a otro uso alternativo o a la venta de los forrajes producidos.
  • Se quieran simplificar los trabajos agrícolas
  • Se disponga de poca mano de obra
  • Se quiera permanecer en el negocio sin reinvertir en maquinaria y equipos
  • Se quieran mejorar los resultados técnicos de la explotación.

 

El beneficio más evidente con el nuevo Sistema Kempen es el incremento de producción de leche por vaca. Puede llegar a ser de hasta un 40% más alto que con un sistema de alimentación tradicional, aunque disminuye el contenido en grasa y mantiene estable el de la proteína.

Esta mayor producción de leche es posible gracias a que la ingesta de materia seca total hasta el pico de producción es 4 kg más al día que con un sistema de alimentación tradicional.

Otros beneficios no menos importantes son:

  • Facilita el trabajo y ahorra mano de obra
  • Es un sistema simple que evita la aparición de errores
  • Mejora la salud y la fertilidad de las vacas
  • Disminuye el estrés de las vacas en el momento de acudir al comedero
  • Ración más consistente y equilibrada durante todo el año
  • Requiere una baja inversión

Hemos desarrollado tres productos distintos en función del tipo de forraje presente en la explotación:

  • Kempen GRASS: Con alta energía y proteína para suministrar junto con henos y/o henolajes.
  • Kempen COMPLET: Para suministrar junto con henos y/o henolajes y/o mezclas secas
  • Kempen SUPER: Para suministrar junto con henos y ensilado de maíz

Para que el Sistema Kempen tenga éxito es clave que los forrajes sean muy apetecibles y aporten la suficiente fibra efectiva, siendo los henos y henolajes los forrajes ideales para este sistema.

La ingesta de concentrado en el Sistema Kempen es de 55- 60 Kg de Kempen Grass por cada 100 litros de leche, siendo casi el doble que en un sistema tradicional y por tanto, el coste de la ración es ligeramente más alto. Pero estos mayores costes de alimentación son compensados por un incremento de los ingresos debido a una mayor producción de leche, siendo el beneficio bruto anual por vaca mayor que en un sistema tradicional.

A este beneficio hay que sumarle los ahorros por un menor coste en mano de obra y mecanización, una mejora en la salud y fertilidad de las vacas y/ o los ingresos adicionales por el uso alternativo de la tierra.

El Sistema Kempen es financieramente rentable siendo el beneficio variable en función de la situación específica de cada explotación.

La aplicación del Sistema Kempen representa un cambio significativo en su negocio. Nanta quiere ayudarle a tomar la decisión de manera correcta, sopesando con usted cuidadosamente los pros y los contras del cambio.


Para ello hemos diseñado:

1.- Cuestionario Kempen: con el que estimamos en qué medida el Sistema Kempen se adapta a su explotación. Mediante preguntas relacionadas con su trabajo, elaboración de forrajes, resultados productivos y uso alternativo de la tierra; determinamos si el Sistema Kempen encaja en su negocio.

2.- Auditoría Kempen: con la que examinamos las consecuencias económicas de la aplicación del Sistema Kempen en su explotación y vemos los efectos del Sistema a largo plazo de manera transparente.

3.- Puesta en marcha: durante esta fase el Servicio Técnico Comercial de Nanta le apoyará para que tanto usted como las vacas se adapten al Sistema Kempen de manera rápida y sencilla.

Suscríbase a nuestro newsletter
Reciba las últimas novedades de Nanta en su correo electrónico.
Email